miércoles, abril 18, 2007

HACIA LA DEMOCRACIA DIRECTA

En las antiguas ciudades-estado griegas, la democracia era directa, es decir, participada directamente por los ciudadanos con derechos políticos; aunque formaban una auténtica aristocracia política, su actividad se ejercía con poderes independientes y separados. El Arconte (rey) era quien gobernaba y la asamblea popular o Ecclessia (Atenas) era la encargada de aprobar las leyes que elaboraba la Bule, cuerpo consultivo para ayudar al rey. A la Ecclessia pertenecían todos los ciudadanos con derechos políticos.
Posteriormente, la soberanía se ejerció sin discusión por encargo divino en las personas de los monarcas absolutos hasta que los pensadores de la ilustración empezaron a hablar de contrato social (entre el soberano y la sociedad) y división de poderes.
Durante la Revolución Francesa, los ciudadanos pudieron comprobar que la soberanía se podía ejercer sin la persona del rey. Para cerciorarse bien de esto, le cortaron la cabeza.
A partir de entonces surge el problema de la representatividad de la actividad política. El parlamentarismo de los estados liberales y la actual partitocracia, se han mostrado soluciones insatisfactorias. El poder no es ejercido por los ciudadanos que deberían ser los auténticos amos, sino por grupos minoritarios que imponen sus normas en nombre de aquellos o de la nación.
Nunca hasta ahora desde los tiempos de la antigua Grecia, se había planteado la posibilidad de que los ciudadanos se gestionen directamente los asuntos públicos. Los avances tecnológicos, culturales, políticos y económicos experimentados en el mundo hacen imposible pensar en la democracia directa en la que el ciudadano, por turnos o sorteo, forme parte de las instituciones políticas como ocurría en la antigua civilización griega.
¿Cómo resolver eficientemente la representación de los ciudadanos para suplantar el ideal de su participación directa en las cuestiones políticas? Montesquieu en su Espíritu de las Leyes, decía que el pueblo que detenta la soberanía, debe hacer por sí mismo todo aquello que pueda hacer bien. Los ciudadanos tendrían que poder elegir directa y democráticamente a sus representantes y decidir (por la ley de las mayorías) las cuestiones que se plantean actualmente en los foros de decisión política (Cortes). En Europa, las consultas al pueblo (referéndum) parten como iniciativa de la autoridad y están limitadas a determinadas circunstancias especiales. Esto lleva consigo la parafernalia de convocatoria, fecha de celebración, redacción de la consulta, campaña, etc., que la convierte en una práctica ocasional y excepcional con respecto a la toma de decisiones que se produce de forma usual en el Congreso y Senado.
En EEUU y Suiza, donde existe libertad política, los refrendos pueden partir como iniciativa ciudadana.
Desde esta bitácora y desde la ALCD, hemos defendido el derecho ciudadano a organizar y decidir directamente en los asuntos públicos y hemos denunciado la usurpación que hace el poder político actual de este derecho.
El desarrollo tecnológico y la revolución de las comunicaciones acontecida en los últimos años (los teléfonos móviles, Internet, la televisión interactiva, etc.), hacen que no sea descabellado pensar en la posibilidad de la decisión directa de los ciudadanos en la política.
En España, actualmente hay más teléfonos móviles dados de alta que habitantes. El DNI electrónico de reciente implantación, junto a la integración de las tecnologías de Internet con televisión y la telefonía, hace que sea cuestión de poco tiempo la realidad de que con un simple programa informático, se pueda conocer la voluntad de millones de personas de manera casi instantánea.
¿Qué impedirá entonces que las votaciones que ahora se producen en el congreso, no se puedan realizar simultáneamente por los ciudadanos con derechos políticos? ¿Se replantearía, en consecuencia, la forma de representación política? ¿Qué sentido tendrían entonces la elaboración de listas de candidatos en las habitaciones oscuras de los partidos estatales?
Evidentemente siempre tendrá que haber una clase política profesional, para elaborar las leyes y custodiar su correcta aplicación, así como jueces profesionales que dirimen los conflictos surgidos. Pero no será poco que todas sus decisiones se voten por todos los ciudadanos cuando sea posible hacerlo a través del móvil, el ordenador o la televisión, igual que se decide, por ejemplo, el resultado de un festival o un concurso.
Eso es lo que llamamos democracia participativa que es el camino intermedio entre la democracia directa y la representativa.
El acercar la democracia al ciudadano, ejercerá un nuevo control sobre la clase política estatal, que ahora detenta en exclusiva la libertad política. Que el ciudadano pueda decidir sus representantes, que hasta hace poco era idealismo utópico, se contempla actualmente como una realidad alcanzable en poco tiempo.
Ya no habrá excusa entonces para que los ciudadanos no podamos tener nuestros representantes al margen de los partidos estatales. Y tampoco para que no podamos elegir nuestro presidente entre todos los españoles, indistintamente que vivamos en Albacete, Bilbao o Barcelona. Todo será rápido, eficaz y transparente.
Tampoco estará justificada la abstención del dominguero playero. Ya no hará falta el desplazarse a votar a ningún sitio, pues se podrá hacer desde cualquier lugar del mundo y en cualquier día de la semana.
Pero eso que aparentemente parece tan fácil, será muy difícil de conseguir porque a los okupas del estado, no les interesa esa música, por razones obvias. Se les acabaría el chollo.
En cuanto todos seamos conscientes del porqué de esa resistencia y cuando comprobemos que con las modernas comunicaciones, podemos movilizarnos masivamente en poco tiempo, las horas de los oligarcas estarán contadas.
Será nuestra oportunidad. Paciencia ciudadano, el tiempo y la tecnología juegan a nuestro favor.

4 comentarios:

Luis I. Gómez dijo...

"¿Qué impedirá entonces que las votaciones que ahora se producen en el congreso, no se puedan realizar simultáneamente por los ciudadanos con derechos políticos?" Justamente la respuesta implicita a tu segunda pregunta: sería neceario cambiar los sistemas de representatividad polítca. Y eso es lo que no desea la clase politica. Y el único impedimento.

"¿Qué sentido tendrían entonces la elaboración de listas de candidatos en las habitaciones oscuras de los partidos estatales?"
Absolutamente ninguno.
Es más, los medios técnicos no sólo permiten la elección de representantes directos, sino una participación directa del ciudadano en los asuntos del estado.

Por otro lado surge el problema del control de las tecnologías. el proceso ha de ser absolutamente transparente y evaluable.

Luis Alonso Quijano dijo...

Estimado Luis,

La cosa está clara, la tecnología será la que podrá hacer posible que la soberanía pase a quien le pertenece.

Para el uso personalizado de los trámites administrativos a través de Internet, con garantía de autenticidad, se emplea el certificado electrónico, el cual hace posible la firma digital.
Su uso cotidiano todavía no es generalizado pero lo será, con la implantación del nuevo DNI electrónico (que desplazará a la obsoleta e incómoda tarjeta electrónica) y con las múltiples aplicaciones que tiene, unido a la comodidad y sencillez de su uso.
Dejo algunos vínculos informativos.


La dirección electrónica única (DEU)

Correo seguro

La e-factura

Actualmente se ha probado aquí en España, experiencias piloto, en algunos municipios el voto electrónico y ha resultado mucho mas seguro y rápido que el voto por correo o incluso a pie de urna.En este último caso se evita el costoso y complicado recuento de votos al final de la jornada electoral.
Países como Estonia, si no me equivoco, lo tienen casi totalmente implantado.
Confírmamelo, pero me cuesta creer que en Alemania no estén avanzados en este tema.
Saludos y libertad.

Zurraquin dijo...

Hasta el momento tenía la impresión de que predicaba en el desierto en lo que se refiere a asuntos del tipo de iniciativa legislativa, referendum, derecho de revocación y otros etcéteras de política al estilo helvético.

Invito a consultar:

http://breviario¡castellano.blogspot.com/

Luis Alonso Quijano dijo...

Hola Zurraquin. Me alegro de que nos encontremos en la inmensidad del océano.
Enlazo con tu blog. Saludos y ánimo, a ver si logramos dejar el poder político donde corresponde, en la voluntad de los ciudadanos y no de los políticos de los partidos.